Has invertido mucho tiempo y has puesto mucho esfuerzo en crear un negocio de éxito. Pero los clientes no entran en tu restaurante. Has probado muchas cosas y todavía no sabes qué no funciona y por qué los comensales pasan de largo por tu puerta. Si esto te suena y es tu caso, queremos ayudarte. Por eso hoy queremos hablar de las 10 razones por las que los clientes no entran en tu restaurante.

1. La entrada no es clara

A la hora de abrir un nuevo restaurante es importante elegir un lugar céntrico por donde pasen muchos posibles clientes. Pero incluso más importante que el lugar es que la entrada a tu restaurante realmente parezca una entrada. Si la puerta no se identifica, no es clara, no es muy accesible o no se ve de un vistazo, es fácil que los viandantes pasen de largo y no entren en tu restaurante.

2. El local no parece abierto

Aunque estés en el mismo centro de una enorme ciudad o en una gran avenida, si tu local no parece abierto, nadie se esforzará en entrar. Por tanto, si no quieres pasar desapercibido, el local debe ser luminoso y las puertas deben estar abiertas para que llamar la atención de cualquiera que pase y quiera entrar.

3. Los colores y la decoración dan un mensaje adecuado

Para hacer que los clientes entren y quieran comer en tu restaurante debes hacer que el exterior del local sea atractivo y realmente parezca un restaurante. Nadie entra a comer a una farmacia, pero sí entran a sitios que prometen con su exterior una comida deliciosa. Elige colores y elementos decorativos que sugieran comida, sabores y diversión.

4. El personal no parece amable

Nadie quiere comer en un lugar con camareros bordes o enfadados. El trato personal es una de las cosas que mayor impresión causan en el posible cliente. Por tanto, es vital formar a la plantilla para que traten a los clientes de usted, que sean amables y simpáticos y que se esfuercen en ser lo más amables y agradables posible.

5. La desorganización se aprecia desde la sala

En muchos restaurantes se pueden apreciar los problemas del negocio prácticamente desde la entrada. Si quieres que los clientes entren en tu restaurante y consuman tus productos, es importante que todo el personal se entregue por completo en la atención al cliente. Si existen problemas o desacuerdos, deben tratarse después del trabajo, nunca en horario laboral y mucho menos a voces.

6. No hay buen aparcamiento

Aunque te esfuerces por hacer que tu restaurante sea un local de éxito, los clientes seguirán sin entrar si tienen que andar casi un kilómetro desde su coche hasta la entrada del restaurante. Si no dispones de aparcamiento dedicado para los comensales, intenta buscar una alternativa gratuita.

7. La iluminación interior no es adecuada

Es un error pensar que una luz tenue es mejor para un local de moda. Es importante que la luz sea adecuada, ni demasiado intensa ni demasiado tenue. A nadie le gusta comer en un bazar chino o prácticamente a oscuras.

8. Tu restaurante es uno más entre muchos

Distínguete si quieres triunfar. De generalistas está el mercado lleno. Como ya te hemos comentado en otras ocasiones, es importante que definas adecuadamente tu misión, tu público objetivo y tu estrategia. Solo así dejarás de ser uno más en una hilera de locales iguales.

9. No tienes un plan estratégico definido

Al igual que el leñador de este pequeño cuento, tú tampoco tienes claras tus prioridades y necesitas separar lo urgente de lo importante. Para poder dirigir a tu equipo y hacer que el negocio prospere, debes saber dónde estás y adónde te diriges.

10. No tienes identificados a tus clientes

Si quieres hacer que más personas entren en tu restaurante, debes empezar por conocer tu buyer persona. Debes saber qué edad tienen tus potenciales clientes, su estatus social, su sexo, sus costumbres o hábitos. Solo así podrás centrarte en ese perfil y hacer que más gente conozca tu restaurante.