En mi tierra tenemos un bonito dicho que dice que “Tener un tío en Alcalá, que ni tienes tío, ni tienes ná“. Esto es lo que ocurre cuando solamente nos dedicamos a planificar un acontecimiento pero no llevamos a cabo esos planes. La mayoría de las veces pensamos en “qué” queremos conseguir, pero no nos planteamos “cómo” lo vamos a hacer, “cuándo” lo haremos y “quién” nos va a ayudar. Por eso hoy quiero hablaros de cómo hacer un plan de innovación y no morir en el intento.

La planificación suele fallar por culpa de algo que llamamos “el torbellino”. El torbellino son todas esas pequeñas tareas o asuntos que surgen en nuestro día a día. Esas cosas que atraen nuestra atención y que nos alejan de ese objetivo que queremos alcanzar. Para evitar ese torbellino diario, recomiendo poner el foco en estos cuatro pasos para alcanzar la innovación que buscamos en nuestra empresa.

1. Céntrate en una única tarea a la vez

Esto no quiere decir que no tengas una lista de cosas que hacer. Lo que quiere decir es que sepas cuáles son las prioritarias e importantes. Empieza por esas tareas y centra tu atención en cada una de ellas hasta que estén finalizadas. Después, puedes pasar a la siguiente tarea con el mismo enfoque.

2. Actúa sobre los indicadores predictivos

Los indicadores históricos nos permiten medir y realizar un seguimiento del objetivo en cuanto a los resultados que hemos conseguido en el pasado. En cambio, los indicadores predictivos se centran en aquellas cosas de mayor impacto que nuestro equipo tiene que llevar a cabo para alcanzar el objetivo final. Estos indicadores son los que nos van a marcar lo que tenemos que hacer para que surja la magia. Gracias a ellos sabremos cómo hacer un plan de innovación para cumplir el objetivo propuesto.

3. Mantener un cuadro de mando convincente

Un cuadro de mando tiene que mostrar claramente dónde estamos y dónde queremos estar. Es decir, nos indica qué tareas hemos completado, en cuáles estamos trabajando, cuáles están finalizadas y dónde surgen los problemas. Registrando todas las tareas en estas categorías aumentaremos la eficiencia del equipo para alcanzar lo que hemos planificado.

4. Crear una cadencia de rendición de cuentas sistemática

Esta cadencia nos ayudará a establecer un ritmo de trabajo y un seguimiento de nuestras acciones hacia el objetivo. Gracias a ella podremos decidir en cada momento qué acciones podemos realizar para estar más cerca de ese objetivo.

Cómo hacer un plan de innovación con el método Scrum

El método Scrum es una metodología ágil que podemos utilizar para afrontar los cuatro pasos anteriores. Esta metodología permite llevar a cabo proyectos complejos que se desarrollan en entornos cambiantes y dinámicos. Este método se basa en la consecución parcial de nuestro objetivo, pero de manera regular, hasta completar todo lo que hemos planificado.

El método Scrum, como dicen el la web proyectosagiles.orghace hincapié en la importancia del equipo como base de la consecución de cualquier objetivo. Es decir, trabajar colaborativamente es la más importante de las claves para conseguir llevar a cabo nuestros planes sin morir en el intento.

Jim Stuart, del instituto Covy, resumió que “Para alcanzar un objetivo al que nunca has llegado debes empezar por hacer cosas que jamás has hecho“. Ahí reside el secreto, en hacer, en lugar de planificar.