Todos los días abren restaurantes nuevos, y todos los días ves cómo cierran. La mayoría de estos restaurantes son más de lo mismo, no aportan nada nuevo. Están condenados a fracasar a menos que consigan distinguirse por algo y hacer vibrar a sus clientes. Y eso se consigue focalizándose en sus hábitos, costumbres y tendencias. Es decir, la experiencia del cliente es el elemento central del éxito de un negocio de restauración.

Solo hay una manera de sobrevivir en esta jungla de competencia feroz. Es innovando desde la creación de valor, creando una experiencia única para tu cliente. Hoy en día los consumidores son más sofisticados, informados y exigentes. Para satisfacer esa exigencia, los hosteleros cuentan con tecnología más desarrollada que les permite crear una experiencia gastronómica única para el consumidor.

¿Cómo ha evolucionado el consumidor en los últimos años?

Hace un tiempo los clientes solo buscaban comer, alimentarse. Cambiaban de restaurante con frecuencia, pues su relación era impersonal. La voz cantante la tenía el restaurador. Los clientes eran atendidos de manera momentánea y ese era el fin de esta relación a corto plazo.

Sin embargo, hoy en día los consumidores buscan la experiencia del cliente. Buscan una relación bidireccional donde se sientan como parte del negocio. Quieren sentirse escuchados en un entorno personal. El cliente hoy en día es constante, pues cuando descubre una experiencia positiva, trata de repetirla una y otra vez y de compartirla con sus allegados. Se busca una relación a largo plazo en la que haya genuina confianza y trato único y personal.

La experiencia del cliente es tu responsabilidad

Los consumidores de gastronomía en los tiempos que corren son personas saturadas por el trabajo, el estrés y el ritmo de la vida cotidiana. En la mayoría de ocasiones lo que buscan es un lugar agradable, personal, bien decorado y con un servicio impecable. Eso les hace sentir importantes y respetados.

Lo que los consumidores de gastronomía no quieren es un ambiente en el que los platos deambulan de mesa en mesa sin destinatario conocido. No quieren tener que tratar con camareros poco preparados o poco profesionales. Y, sobre todo, no quieren tener que decir frases como “lo barato sale caro“, “la comida no estuvo mal, pero el servicio fue pésimo” o “no volvemos más“.

Recuerda siempre que la experiencia del cliente depende de ti como restaurador. Todo sucede dentro de tu negocio, y debes aprender a gestionar y prever riesgos y crear el ambiente que tus clientes desean. En el momento crucial de poco sirven excusas como “nos ha fallado el cocinero“, “el camarero es nuevo” o “hoy nos hemos visto desbordados“. Eso a tu cliente no le importa. Lo único que le importa es la experiencia que vivirá mientras esté entre tus cuatro paredes.

Tendencias actuales de los consumidores de gastronomía

Las cuatro tendencias más relevantes en gastronomía hoy en día son la pasión por la comida saludable, la digitalización de los procesos, compartir experiencias en grupo y la personalización. Atento a nuestro blog en los próximos días si quieres saber más. Hablaremos sobre estas tendencias y cómo aprovecharlas para mejorar tu negocio de hostelería.

Recuerda, el servicio, o la experiencia del cliente es un intangible, pero aporta valor. En muchos casos es el elemento que hace tomar decisiones al consumidor. Aunque parezca perecedera, la experiencia del cliente siempre permanece en la mente como algo positivo o negativo, sin importar lo fantástica que sea la comida. El cliente no retiene el servicio en sí, sino la experiencia que le ha generado, el efecto, la impresión buena o mala que se ha llevado.