¿Por qué servir?

Servir es una de las mejores estrategias para hacer crecer un negocio, porque el servicio proviene de la pasión que tenemos por nuestro trabajo. Cuando servimos a los demás los colmamos a ellos y a nosotros mismos con pasión.

No creas que servir va a desgastar tus energías; todo lo contrario. Si llevas a cabo el servicio con pasión, con entrega a los demás, tú también te llenarás de energía. No sirvas por miedo. Hazlo por convicción y por pasión y obtendrás todos los beneficios.

Sirve con pasión y se te devolverá con la misma moneda

No permitas que el miedo a cansarte, el ajetreo o el estrés te impidan servir con pasión y entrega a tus clientes y a los que te rodean.

El miedo hace que las personas en posición de liderazgo acaben por servirse solo a sí mismos. Tratan de acumular poder y de protegerse sirviéndose a sí mismos. Alimentan su ego en lugar de servir y trabajar hacia el objetivo, el equipo o el cliente.

Los verdaderos servidores se hacen más poderosos sirviendo a los demás y repartiendo su poder con pasión, sacrificio y generosidad. Si queremos que nuestro servicio realmente tenga una repercusión debemos sacrificarnos y tener pasión, como el artesano que se sacrifica por su labor. El servicio exige un sacrificio, ya sea en forma de tiempo, dinero, entrega, esfuerzo, pasión o enfoque. Servir a los demás, siempre cuesta algo, pero lo que obtenemos a cambio siempre es mucho mayor y vale la pena.

Admiramos a los que sirven y se sacrifican por nosotros. Otros a su vez nos admiran por nuestro servicio y sacrificio. Por eso, cuando de apasiona tu trabajo y sirves a los demás, ellos te verán como alguien maravilloso. Todos sabrán que te interesas por ellos, que te preocupas por lo que les ocurre, y ellos te responderán de la misma manera. Te habrás ganado el derecho a ser respetado y honrado. Confiarán en ti y no dudarán en hablar de ti con otros. El servicio te lleva al éxito.

Mejora y haz crecer tu negocio a través del servicio

El servicio debe ser genuino y sincero

No puedes fingir el servicio si no lo llevas a cabo con sinceridad. Los que te rodean pueden notarlo, sentirlo, detectarlo. No puedes intentar servir solo para ganar poder, pues la verdad siempre acaba sabiéndose. Aquellos que sirven solo para alcanzar poder no duran mucho en sus lugares.

En cambio, aquellos que sirven a los demás y respetan su poder son los que reciben más poder de aquellos a los que sirven. Así, cuando sirves en lo pequeño, surgen oportunidades de servir en lo grande. Servir a unos pocos es el primer paso para servir a muchos.

Los poderosos también sirven, incluso más que los demás

No se admiran a los tiranos, a los orgullosos, ni a los arrogantes. Se admira a las personas que sirven y se sacrifican, pues el sacrificio será tu ganancia. Recuerda siempre que tu grandeza no la determina el poder que tienes sino cuanto sirvas y te sacrifiques por otros para ayudarles a alcanzar su grandeza y sus objetivos. Tener éxito no es ser grande, sino saber hacer aflorar la grandeza de los demás.

Para ser un buen comercial de tu equipo debes serlo por vocación de servicio. Solo a través del servicio y del sacrificio alcanzarás la grandeza de realizar tus ventas, tus proyectos y tus hazañas. Para liderar un proyecto o tus propósitos, también debes servir.

Mejora y haz crecer tu negocio a través del servicio

¿Listo para ofrecer servicio en tu día a día?

Busca oportunidades para servir a otros del mismo modo que has servido hoy a cualquiera de tus clientes. Pregúntales a todos ellos qué necesitan y sírveles. Anticípate a sus necesidades y sé proactivo para poder servirles antes de que ellos mismos sepan lo que les hace falta. Así podrás alcanzar tu máximo potencial y convertirte en un artesano de la venta. Al fin y al cabo, los mejores vendedores tienen éxito porque les apasiona su trabajo y sirven a sus clientes.

Asimismo, es importante enseñar a los miembros de tu equipo, a tus compañeros y superiores y a todos los que te rodean a servirse los unos a los otros. Los grandes jugadores son los que sirven más al equipo al que pertenecen que a sí mismos. Cuando todos los integrantes del equipo están comprometidos a servirse mutuamente, dejando de lado sus intereses particulares, el equipo se vuelve más poderoso y consigue resultados increíbles. Y lo más asombroso es que los clientes perciben ese poder, lo notan y lo viven.

Sin servicio no podemos hacer llegar a nuestros clientes nuestras obras

Servir no siempre consiste en un inmenso sacrificio y actos de gran entrega. Servir también es hacer pequeñas cosas todos los días para mostrar a los que te rodean que te interesas por ellos. Realiza pequeños actos, pero ponles todo el corazón, pasión y entrega. Céntrate en ayudar a los demás a mejorar, a crecer, a que su negocio o proyecto prospere. Ofréceles palabras positivas de ánimo y consejos sencillos que les ayuden a mejorar. Sé delicado y servicial como lo es un padre que ayuda a su hija a dar sus primeros pasos.